lunes, 16 de noviembre de 2015

Fomentemos unión y el beneficio social mediante Internet.


Por Emilia Santos Frías
“El internet forma parte de la vida misma”, dice Manuel Castells Olivàn, en “El Estado Red”, obra que le catapultó.


En los últimos 20 años, su crecimiento ha sido descomunal. De dos millones de personas, hoy más de dos mil millones, tenemos acceso a este medio; indispensable en todos los ámbitos que pernotamos.
El internet, utilizado con prudencia, nos permite colaborar con los semejantes; trabajar, compartir, educarnos. Comunicar; expresar nuestro sentir e ideas. Pero, de manera inadecuada, causa daños a quien lo usa y a quienes les rodean.
Al igual que la televisión, “caja mágica”, malea, si no es usado con sensatez, así lo dice el profesor Castells; uno de los sociólogos más citado de las ciencias sociales en el mundo.
Estoy segura que muchos de los padres de la computación, como B. Ken Thompson, John Backus, Robert Noyce, Alan Turing y Robert Metcalfe, estarían de acuerdo con Castells.
En sus obras: Nuevas perspectivas críticas en educación; La ciudad Informacional; Tecnologías de la Información; Gestión de las Ciudades en la Era de la Información; La Era de la Información; La Galaxia Internet;  Reflexiones sobre Internet; El Estado del Bienestar y La Sociedad de la Información; La Sociedad Red Comunicación y Poder, Castells afianza este pensamiento.
Internet, “acerca a las personas que están lejos y aleja a quienes están cerca”, afirma el joven profesor Víctor Richardson, de la Universidad Católica de Santo Domingo. Esa también, es la otra realidad. Y esto tiene varias lecturas: La juventud y sobre todo los nativos digitales, carecen o han perdido la capacidad de conversar cara a cara. Una actividad sumamente enriquecedora.
Hemos acuñado con bastante rapidez la TIC,  es decir, la  información, comunicación y expresión digital, pero no somos conscientes con igual impulso, de su función: educar, entretener, unir a las personas, y sobre todo a las familias. Si por el contrario, contaminamos estas funciones y sólo interactuamos desde la distancia; contribuyendo asì,  a la inestabilidad familiar y hasta al desarrollo social.
Noviembre, en República Dominicana,  es el Mes de la Familia. Ella también necesita identificar el ámbito tecnológico y relacionarse mediante él, para continuar viviendo en sociedad. Es un excelente período, para hacer esta reflexión: ¿Cómo puedo utilizar el Internet, para fomentar alegría, solidaridad, paz, unión y amor?
Este gigantesco medio de comunicación, que preparó su plataforma desde la antigüedad,  mediante el uso de herramientas rudimentarias, pero útiles; hasta llegar a la sofisticación que vemos hoy. “Facilita la vida”, cuando es aplicado para el bien social,  en las diferentes áreas del saber.
¿Eres nativo-a digital? Súmate y aporta!
Si lo eres, esta es una invitación para abrazar el arte de la comunicación personal. Hablemos en el mismo idioma, es decir, que podamos entendernos, para sostener de manera efectiva un diálogo personal. Cara a cara y haciendo uso de las normas de urbanidad! Sin apartarte de las bondades del Internet, medio de comunicación e información, esencial para compartir y socializar conocimientos.
“En la actualidad tenemos muchos amigos digitales, pero, pocos reales y más soledad”, afirma el doctor José Alberto Hosking, profesor de Medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Es una triste realidad, pero tú y yo la podemos cambiar. Sólo necesitamos accionar; valorar al ser humano; comunicarnos de manera directa; de manera activa!
Sabía que!, “el deseo compulsivo obsesivo para tomar fotos de nosotros mismos y difundirlas en los medios sociales, constituye una forma de compensar falta de autoestima y llenar vacíos en la intimidad. La Asociación Americana de Siquiatría (APA), lo denomina Selfitis, una enfermedad social”, según estudios realizados y publicados en abril de 2014.
Sin embargo, el internet tiene múltiples aplicaciones y ventajas para el ser humano. Este grandioso medio en el ámbito educativo, para quienes educamos; es idóneo su uso como recurso didáctico; nos permite fijar aprendizaje significativo.
En este Siglo XXI, con la moderna  revolución educativa y digital;  docentes y estudiantes, actualizamos lo aprendido. Mediante el internet, logramos aprendizajes, con mayor rapidez.
Al tiempo que, hacemos el proceso enseñanza aprendizaje dinámico; actual, de corto tiempo; rápido y divertido.
Esta herramienta utilizada a conciencia, identificando sus ventajas; desarrolla capacidades, así como, mayor nivel de razonamiento, en nuestros estudiantes y nosotros-as mismos-as.
Recuerda hacer uso racional de ella. Aprovéchala efectivamente. No accedas a páginas o personas que no garantice tus valores morales!

La autora es educadora, periodista, abogada y locutora.
Presidenta del Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA)

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes