martes, 13 de octubre de 2015

Loa a Daurin Muñoz el policía valiente que destapó el secreto a voces!

Por Emilia Santos Frías

“El cobarde muere moralmente cien veces…la cobardía moral es tan infame que ninguna podría aumentar su vergüenza. La mayor de toda la cobardía, es callar la verdad y ser cómplice de la mentira”,  así pensaba el gran José Ingenieros y yo comparto sus creencias. Ellas me llevan a Daurin Muñoz, el joven policía, comunicador social, que uso su voz para decir lo que muchos callan.


El problema existente en nuestra policía nacional, no es secreto. Como no lo es la gran cantidad de dificultades que atraviesa el país: corrupción, carencias en salud y educación, alto índice de delincuencia, violencia, muertes por accidentes de tránsito…, la lista es interminable, pero usted la conoce.

Es urgente que la policía nacional desarrolle controles internos efectivo ante tantas problemáticas existentes. La población le desprecia. Hace mucho tiempo perdió decoro. Y lo oportuno es recobrarlo.

Muchos de sus agentes son honorables; quizás usted y yo conocemos algunos, pero es la minoría. Está en sus gerentes y la voluntad de todos cambiar esa realidad con acciones serias.

Ante tantos males, la voz desesperada de Daurin, sólo tiene un fin: llama al decoro; a unir voluntades, para crear el cambio.

Daurin, el joven que grabó un video este miércoles 7 de octubre y lo colgó en las redes sociales, dos días después, sin pensar que sería viral, es un hombre de gran valentía. Aunque vive de un salario “cebolla”, que vulnera su dignidad, fruto de ser un recurso humano productivo en un Estado desigual; carente de garantías efectivas de los derechos fundamentales; no delinque, por el contrario, su aporte está en demandar también, alianzas buenas voluntades, para obtener bienestar colectivo.

Este joven carente de recursos económicos, pero educado por su madre y padre de manera correcta, hoy aporta sus valores, sus fortalezas profesionales y militares a la sociedad que presenta la crítica social, que despertó a mucha gente dormida. Gente apática, sumisa, que hace mutis ante las problemáticas que atraviesa su nación.

Bien dijo José Ingenieros: “es patriota el que educa, alimenta y alienta. Honra y lucha por el bienestar de su pueblo y ama a sus conciudadanos”. Yo veo en Daurin a un patriota, que fruto de ese fervor de la juventud lanzó un grito que mueve a buscar solución al problema de los bajos salarios en el sector laboral, así como a la carencia de empleo que exhibe el país.

Daurin: “el policía diferente”; exhibe valores, de esos que sólo se aprenden en el hogar, esos llamados morales, que luego esparcimos por toda la sociedad. Esos que nos distinguen de quienes delinquen. Esos que  consagra nuestra Constitución Dominicana de 2010, pero que el Estado no tiene acciones fuertes que le garanticen.

Hurgando en los gustos del joven de 28 años,  encontré que ante tan lúgubre panorama, busca aliento en el merengue de José Virgilio  Peña Suazo: ” Yo sé que Dios me tiene a mi lo mío…no me vua a desesperà…”. Y eso le exhorto: “no desesperéis”, como diría mi querido profesor de Responsabilidad Civil, en la primada de América, el pasado procurador general de la República, Víctor Céspedes. Dios proveerá y la sociedad tendrá necesariamente que hacer el cambio, para bien!

Entiendo el deseo impetuoso de Daurin, pro hacer el cambio. Resulta que es joven, pensante. Tal como dijo el pensador, “los jóvenes no tienen complicidad con el pasado. Atenea  inspira su imaginación, da pujanza a sus brazos y pone fuego en su corazón. La juventud es la levadura moral de los pueblos. Quien no la ha tenido, piensa en el pasado aunque vive en el presente. Es débil por pereza o miedoso por ignorancia. Vive sin alegría, mientras la juventud es entusiasta y osada”. Veo claramente a Daurin en este pensamiento.

Muchos policías  arriesgan sus vidas, sin necesidad de robar o contrabandear, pero no todos poseen el coraje de Daurin. Cómo hacerlo ante la real situación laboral que atraviesan. Sólo insinuarle eso, sería pedirle que se inmolen, por una sociedad que no le respeta. Y que aunque vive en gran escala delincuencial, le repudia fruto del proceder de muchos alistados que tiene y  tuvo en sus filas.

Es por eso, que pienso como Daurin Muñoz: el saneamiento de la policía nacional compete a toda la sociedad. Con una PN de cara al Siglo XXI, preparada, sería, que posea salud e higiene laboral. Salarios dignos y capacitación permanente, la ciudadanía estará sin lugar a dudas, protegida a mayor escala.

Daurin demostró que nació para ser diferente y qué maravilloso!. Lo veremos desarrollarse plenamente en la sociedad que le ha negado una vida digna, pero como él afirma: “cuando tenemos compromiso social, no importa el trabajo, posición o carencia material; nuestra voz siempre hará la diferencia”.

Seamos Daurin, sigamos demandando garantía de nuestros derechos!.


La autora es educadora, periodista, abogada y locutora. 

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes