lunes, 24 de agosto de 2015

ATENCIÓN, COMUNICADO AL PAÍS

 COMUNICADO 

CEMENTOS ANDINO DOMINICANOS S.A.,  a través de esta nota, expresa su categórico rechazo a las falsas informaciones puestas a circular por los intereses corporativos de siempre sobre un presunto cierre de sus operaciones en Cabo Rojo, Pedernales.




Esta compaña mal intencionada trata de confundir a la opinión publica para trasmitir la impresión de que el supuesto cierre atiende a los planes de desarrollo turístico del gobierno en la región, cuando una cosa no tiene nada que ver con la otra.

CEMENTOS ANDINO DOMINICANOS S.A.,  no cierra ni cerrará sus operaciones; al contrario, su proyección de negocios y el firme compromiso con el desarrollo de la zona constituyen imperativos irrenunciables a su misión empresarial.

Con trece años en operación sostenida en Cabo Rojo, provincia de Pedernales y una inversión de 150 millones de dólares, mas la inminente puesta en funcionamiento de una de las plantas de procesamiento de Clinker mas moderna del caribe, será un desatino presumir un retiro de sus actividades comerciales.

CEMENTOS ANDIINO DOMINICANOS S.A., es una empresa de capital extranjero que, confiada en el clima de negocios vigente en la República Dominicana, decidió invertir en una de las provincias mas deprimidas del país. Desde hace trece años, y a pesar de los duros embates de una competencia comercial hostil, mas de los sobre costos por operar en un lugar remoto sin personal calificado ni infraestructuras de servicios adecuadas, ha generado mas de los mil cien millones de pesos en divisas por exportación de cemento y dos mil millones por exportación de agregados, equivalente a un volumen de diez millones quinientas mil toneladas métricas. A pesar de ser una empresa acogida a la ley 28-01 sobre promoción al desarrollo fronterizo, ha liquidado y apagado al estado dominicano mas de mil cuatrocientos millones en impuestos.

El impacto social de CEMENTOS ANDINO DOMINICANOS S.A.,  en la zona ha sido crucial para la reducción de la pobreza, garantizando una media de 500 empleos directos sin considerar la dinamización económica de la zona con el pago de tres mil setenta millones de pesos a contratistas y proveedores y cerca de ciento ochenta millones de pesos en subsidios para transporte, alimentación y salud a nuestros empleados. Esto sin considerar nuestros programas de responsabilidad social corporativa que han llevado pisos de cemento a quinientas diez familias de escasos recursos de la provincia equivalentes a quince mil seiscientos cincuenta metros de pisos, lo que implica unas dos mil seiscientas seis personas beneficiadas, así como la promoción al desarrollo ambiental, deportivo, cultural y capacitación.

Llamamos a la atención de la opinión pública sobre la intención de ciertos intereses para crear la percepción de que CEMENTOS ANDINO DOMINICANOS S.A., está en  desbandada y que no tiene la capacidad para garantizar su sostenibilidad financiera ni operativa. Eso es falso. Si bien la empresa tuvo que reducir su nómina por un programa de ajuste y por la suspensión temporal de los trabajos de terminación de la planta de Clinker, tal situación es connatural a las contingencias del mercado y responde a una política de gestión financiera responsable. En los próximos días volveremos a recuperar el ritmo de nuestros trabajos sin mayores implicaciones.

Advertimos aquellos que pretenden pedir el cierre de nuestras operaciones mineras y productivas, como si viviéramos en una selva, que están equivocados. Todas nuestras operaciones se encuentran amparadas regularmente en concesiones del Estado Dominicano y cuyo respeto y garantía se imponen en un estado de derecho. No consentiremos violación a ese estatus y defenderemos a cualquier precio nuestro legítimo derecho a la libertad de empresa y al amparo de la seguridad jurídica como valores supremos de protección constitucional.   


  

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes