viernes, 20 de febrero de 2015

Vivir sin miedo para tener felicidad.

Por Emilia Santos Frías


El 2015,  recién inicia; vivimos su segundo mes, y ya lo he designado como un año de grandes y maravillosos nacimientos. Un año en que si nos lo proponemos abrazaremos sueños y cumpliremos grandes metas.


En lo personal,  enero, un mes maravilloso;  con su brisa, bendijo mi familia y nos trajo a Alia, un ser muy esperado. Y en medio de esta gran alegría, entendí, que es el año perfecto para hacer cambios, conseguir un despertar: vivir una vida plena, sin miedo a los desaciertos, porque también, son parte de nuestro vivir.

Es sabido que el amor no conoce el miedo,  y donde existe miedo no hay sabiduría.  Ceñida  a ese postulado y consciente de que nuestros derechos nos invitan  vivir una vida con alegría y constante felicidad, te exhorto tomes la decisión, es el momento!

Hoy el profesor Santiago Silega, me recordó la dulce voz de la cantante Rosana, quien mediante su contralto, nos precisa que: “Sin miedo, lo malo se nos va volviendo bueno. Las calles se confunden con el cielo. Y nos hacemos aves, sobrevolando el suelo…, así, sin miedo.  No hay sueños imposibles ni tan lejos. Si somos como niños. Sin miedo a la locura, sin miedo a sonreír. Sin miedo,… las olas se acarician con el fuego. Si alzamos bien las yemas de los dedos, podemos de puntillas tocar el universo, sí. Sin miedo, las manos se nos llenan de deseos,  que no son imposibles ni están lejos ...”. Que maravilla!

Silega con su diálogo, también me remontó Mnemosina, y ella dándome un poco de su medicina, me hizo evocar  a  Marie Curie, cuando decía: ” a nada en la vida se le debe temer. Solo se debe comprender”.


Y esto es lo que te propongo. Parece difícil, pero, no lo es. ¡Acompáñame en el camino!

Los seres humanos estamos llamados a la felicidad y esta depende sólo de cada uno de nosotros, en nuestra individualidad decidirlo y afianzarla, para poder compartirla.

¡Que la felicidad sea la meta más importante de tu 2015, viviendo con bienestar, abrazada (o) a merecida paz,  trillando el presente con valentía. Me gustaría acompañarte en el viaje!.
La autora es profesora, periodista y abogada


 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes