sábado, 3 de mayo de 2014

EN PEDERNALES, MUEREN DOS PESCADORES PRODUCTO DEL COMPRESOR.

POR RAFAEL BELTRÉ

PEDERNALES,  Después de ser atendido en el centro de salud Hospital Dr. General Elio Fiallo de esta provincia y trasladado hacia otro centro de salud donde  horas más tarde fallecieron el tio Franklin de los Santos Moquete M. y el sobrino  Jhon Edward Moquete M.


En busca del sustento de la familia  como de costumbres en la labor que ellos acostumbraban a ejercer de vez en cuando en la pesca, ambos  fueron al mar en busca de Lambies sumergiéndose a varias brasas lo que  provoco  un síndrome de descompresión y le produjo una posible embolia hasta llevarlo a la muerte.

Ambos murieron en busca del sustento de sus familias ejerciendo la pesca como lo hacen varios pescadores de esta zona fronteriza

El pueblo de pedernales esta consternado con este suceso que acaba de pasar donde en estos últimos días la provincia también ha perdido más de 6 personas por accidentes y otras muertes naturales.

Para que nuestros lectores conozcan las posibles causas de que y porque pudo ser las muertes de ambos al bucear.

 ¿QUÉ ES LA DESCOMPRESIÓN O ENFERMEDAD DEL BUZO?' y COMO EVITARLA? 

El síndrome de descompresión es el término empleado para denominar a la enfermedad aguda conocida en medicina como embolia gaseosa producida por una disminución brusca de la presión atmosférica. Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de pequeñas burbujas e inflamación a nivel subcutáneo, pero el síntoma inequívoco es la aparición de un fortísimo dolor, que afecta a diversas partes del cuerpo. Ciertas regiones corporales pueden sufrir parálisis transitoria y en ocasiones se producen lesiones permanentes e incluso la muerte.




Este síndrome de descompresión también es conocido como "enfermedad de los buzos" o "mal de presión".

Trataré de explicar de manera fácil en qué consiste la llamada "enfermedad del buzo".

Y voy a empezarlo resaltando un dato sorprendente: Desde el fondo de la fosa oceánica más honda hasta la cumbre de la montaña más alta, la zona que incluye el total de la vida conocida tiene un espesor de sólo unos 20 kilómetros... no es mucho si se compara con la espaciosidad del cosmos en su conjunto.

Sin embargo, las profundidades nos tienen paralizados desde hace siglos y siguen siendo territorio inexplorado. Personalmente pienso que afortunadamente lo siguen siendo.

Y este "pequeño retraso" en los descubrimientos no nos llega del hecho de que no podamos respirar bajo el agua... El problema fundamental es la presión, ella es la culpable de que jamás podamos llegar a los fondos marinos de una manera natural, es decir, sin ayuda de máquinas o submarinos.
El agua es unas 1.300 veces más pesada que el aire, la presión aumenta rápidamente cuando desciendes, en el equivalente a una atmósfera cada 10 metros de profundidad.

En tierra, si subieses a la cima de un edificio de 250 metros el cambio de presión sería tan leve que resultaría inapreciable. Pero a la misma profundidad bajo el agua las venas se colapsarían y los pulmones se comprimirían hasta las dimensiones aproximadas de una lata de refresco.

La causa de los problemas son los gases del interior del cuerpo, sobre todo de los pulmones. Éstos sí se comprimen, aunque no se sabe en qué punto resulta mortal la presión.

El auténtico terror de las profundidades es, sin embargo, la enfermedad del buzo..., no tanto porque sea desagradable, aunque sin duda lo es, sino porque es muy probable que se produzca.

El aire que respiramos tiene un 80 % de nitrógeno. Al someter a presión el cuerpo humano, ese nitrógeno se transforma en pequeñas burbujas que pasan a la sangre y a los tejidos. Si cambia la presión con excesiva rapidez (como en una ascensión demasiado rápida de un buceador), las burbujas atrapadas en el organismo empezarán a bullir exactamente como lo hacen las de una botella de champán al abrirla, atascando pequeños vasos sanguíneos, privando a las células de oxígeno y causando un dolor tan intenso que quienes lo padecen suelen doblarse angustiados por los retortijones...

¿Cómo evitarlos?


Esta enfermedad es una amenaza para todos los buzos que no siguen las tablas reconocidas de descompresión correctamente. Pero aun cuando estas tablas se sigan correctamente, hay un riesgo marginal de desarrollar la enfermedad. Por esta razón, es muy importante que se sigan las tablas adecuadamente y posiblemente conservadoramente. El tiempo extra tomado para la descompresión hoy, puede dar como resultado poder caminar dentro de cinco años.


Los cuerpos de ambos serán trasladados hacia pedernales en las próximas horas   más informaciones en las próximas horas.   

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes