lunes, 26 de agosto de 2013

Pediculosis a los 40 y en el siglo XXI


Mi amiga Amelia Casilla, lleva ocho días ininterrumpidos poniéndole a su cabello remedios caseros para eliminar los ftiràptero o piojos, que adquirió al estar “junta y revuelta” con su sobrina Georgina.


Después de experimentar con uno y otro remedio, continua la infestación.
La pediculosis por contagio que padece, expresa mi amiga:_”es tan molesta como irritante. ¿Cómo es posible que este insecto exista aún en el siglo XX1?.

Me cuenta que ya había padecido la enfermedad, cuando tenía ocho años y fue una horrible experiencia; 32 años después la adquirió al dormir junto a su sobrina de seis años, con quien compartió estas vacaciones escolares 2013.

El panorama de Amelia me recuerda que lamentablemente, los piojos siguen entre nosotros, de manera creciente en las y los infantes. Se cree que este tipo de animal que fue descubierto en las momias egipcias entre los años 6900 y 6300 A.C, es capaz de crear serias dificultades al organismo, incluso afectar el rendimiento escolar de las y los menores de edad.

Y es que con sus seis patas, parasitan a los seres humanos, adhiriéndose al pelo. Cada piojo hembra deposita de seis a ocho liendres o huevos por día, preferiblemente entre la nuca y detrás de las orejas; a los nueve días es una ninfa y siete días después un piojo adulto, que puede vivir 30 días en la cabeza de una persona, causándole graves daños, pues se alimenta de sangre, varias veces al día. Y aunque no vuela o brinca, si puede arrastrarse rápidamente.

Las mujeres se infectan más que los hombres, por el contacto, cabeza con cabeza y por la carga hormonal.

Amelia continúa sometiéndose a cuantos remedios les recomiendan; la cura es un proceso lento. Ya lavó sabanas, toallas y cuanta ropa con que ha estado en contacto.


Sin dudas que estas vacaciones escolares 2013, serán inolvidables para mi apreciada colega!.

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes